viernes, 13 de enero de 2012

La sonda rusa 'Fobos-Grunt', a punto de caer en la Tierra, se cree que impactará el domingo a las 17 h.

Recreación de la sonda 'Phobos Grunt' en su truncado camino a Marte.

Será un final nada glorioso para una ambiciosa misión: la sonda rusa 'Fobos- Grunt' se estrellará, previsiblemente el domingo, sin haber logrado sus objetivos científicos. Los expertos confían en que el material altamente venenoso de sus depósitos y el cobalto radiactivo que transporta se desintegren al entrar en contacto con la atmósfera. Pero no hay nada seguro.

Según los cálculos de la agencia espacial rusa Roscosmos, entre unos 30 fragmentos de 200 kilogramos de un total de 13,5 toneladas que pesa la sonda impactarán en la Tierra. Roscosmos, citada por Interfax, afirmó que la caída de la sonda en el Atlántico está prevista para las 16:00 GMT del domingo (17 horas en la Península).

El experto ruso en temas espaciales Alexander Ilin afirmó que no puede descartarse del todo un peligro para las zonas pobladas ante la caída de restos de la sonda, si bien la mayor parte del aparato se desintegrará a su entrada en la atmósfera y el lugar del impacto no podrá calcularse con cierta precisión hasta poco antes de que se produzca.

Roscosmos delimitó esta semana una amplia zona que abarca desde Londres a América del Sur. Según el último comunicado de Roscosmos, hecho público el viernes, la sonda podría entrar el domingo en la atmósfera terrestre sobre el cielo de Argentina y caer en algún lugar del océano Atlántico. Sin embargo, inicialmente, la agencia espacial rusa había estimado que la sonda caería sobre el Océano Índico.

"La sonda espacial, de unas 13,5 toneladas, quedará desintegrada en toda regla por el calor", afirmó Ilin, señalando que tanto las materias tóxicas contenidas en el tanque como el cobalto radiactivo que transporta la nave se consumirán antes de llegar a la Tierra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada