viernes, 15 de febrero de 2013

La caída de forma inesperada de un meteorito en Rusia.Los astrónomos no ven relación entre el meteorito ruso y el asteroide 2012 DA14

Estela de vapor dejada por el meteorito en Rusia. | Efe
La caída de forma inesperada de un meteorito en Rusia ha coincidido con la aproximación a la Tierra del asteroide 2012 DA14, que el viernes por la noche se situará a sólo 27.700 kilómetros de distancia. ¿Ha sido casualidad o existe alguna relación? Los expertos consultados por ELMUNDO.es coinciden en señalar que, en su opinión, no existe vinculación entre ambos fenómenos.

"Se puede ver en los vídeos que el meteorito ruso viajaba del noreste al sudoeste, mientras que 2012 DA14 se mueve de sur a norte, casi en dirección opuesta, por lo que claro que no hay ninguna relación", explica José Luis Galache, astrónomo del Minor Planet Center (MPC), de la Unión Astronómica Internacional, en el Centro de Astrofísica Harvard-Smithsonian. En opinión de Galache, "ha sido una casualidad".

¿En qué se diferencia un asteroide de un meteorito? "Llamamos asteroide al objeto que está en el espacio. Cuando llega a la atmósfera se convierte en un meteoro. Una vez que atraviesa a la atmósfera, comienza a desintegrarse. Lo que cae a la Tierra es lo que llamamos meteorito", resume el astrónomo del MPC, un centro financiado por la NASA.

Por lo que respecta al tamaño del meteorito que ha caído en Rusia, causando más de mil heridos, Galache calcula que "debía tener unos 10 metros de diámetro". "Hay objetos de todos los tamaños, desde un grano a varios kilómetros".

"Asteroides de 10 metros como el que ha caído en Rusia llegan a la atmósfera, de media, una vez al año. Pero el 70% de la superficie terrestre está cubierta por agua, y del 30% gran parte son zonas despobladas, por lo que no se detectan", afirma.

Detectar con antelación estos fenómenos es muy difícil: "El cielo es muy vasto y los medios son muy limitados. Cuanto más pequeños son más difíciles de observar porque brillan menos. El meteorito ruso ha sido inesperado, hubiera sido cuestión de suerte haberlo detectado", afirma Galache.

"Para detectarlos haría falta un sistema de observatorios muy costoso, incluso serían necesarios observatorios espaciales, para detectar rocas de 5 o 10 metros de diámetros. Debido al bajo riesgo que suponen no merece la pena desde un punto de vista económico", afirma.

"De momento desconocemos su composición pero se están recuperando pedazos del meteorito por lo que se podrá averiguar. Cuando se estudien más los daños se calculará mejor la potencia de la explosión", afirma.
Otros meteoritos

No existen precedentes de caída de meteoritos que hayan producido tantos heridos aunque sí hay otros ejemplos. El meteorito de Peekskill fue captado el 9 de Octubre de 1992 por varios vídeos independientes. Este meteorito impactó contra un coche en Peekskill, Nueva York (EEUU) pero no produjo heridos.

En 2008 lograron detectar con 20 horas de antelación la caída de un meteorito (2008 TC3) y la zona en la que impactaría (en un radio de 50 kilómetros). Cayó en el desierto de Sudán, sin que se produjeran heridos.

Desde el Minor Planet Center los astrónomos reciben todos los datos de observaciones de asteroides y cometas que se realizan en todo el mundo, sobre todo de los asteroides que acaban de descubrirse, para catalogarlos y calcular sus órbitas, con el objetivo de detectar cuáles representan un riesgo para nuestro planeta. "En la actualidad tenemos una lista de 1.400 asteroides potencialmente peligrosos. Los vigilamos con más atención, conocemos sus órbitas y sabemos que en las próximas décadas no van a representar ninguna amenaza", asegura.

Un cometa es parecido a un asteroide pero tienen elementos volátiles congelados. Cuando pasan cerca del Sol se calientan y se evaporan, y hacen que veamos la cola gaseosa del cometa, explica Galache: "Los cometas también pueden suponer un peligro para la Tierra, y son más imprevisibles que los asteroides", señala.

Javier Licandro, astrofísico del Instituto de Astrofísica de Canarias(IAC), también ve improbable que haya alguna relación entre el meteorito ruso y el asteroide 2012 DA14: "Todavía no lo puedo asegurar al 100% pero todo indica que no hay relación. Habrá que ver los resultados de cálculo de la cáida de esta objeto y comprobar si la órbita tiene alguna relación con la de DA14. Yo creo que simplemente ha sido una casualidad", afirma.

Licando afirma que estos sucesos se producen con cierta frecuencia, aunque la mayor parte de las veces no solemos enterarnos porque caen en sitios despoblados. "Estos cuerpos entran a la atmósfera a gran velocidad y se queman por la fricción con la atmósfera. Generan una onda de choque, que es lo que genera la onda expansiva, que es como una explosión. Es decir, ha sido la onda expansiva la que ha generado los daños y ha provocado heridos".

También David Montes Gutiérrez, profesor titular del Departamento de Astrofísica de la Universidad Complutense de Madrid, considera que no hay relación entre ambos: "En principio pensamos que ambos fenómenos no tienen relación, aunque todavía no tenemos todos los datos para asegurarlo. Creemos que ha sido una gran casualidad", afirma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada