miércoles, 2 de noviembre de 2011

La Agrupación Astronómica de Gran Canaria (AAGC) ha descubierto en el Observatorio Astronómico de Gran Canaria, siete estrellas variables nuevas

Para ser un buen buscador de estrellas se necesitan tres cualidades: confiar en la eternidad y desconfiar del tiempo, considerar que cualquiera es nuestro mejor compañero de ruta y amar cada rincón del firmamento.

En estos atributos se resume la esencia del trabajo que desarrollan Ángel Luis Marrero y Francisco Jiménez en la Agrupación Astronómica de Gran Canaria.

Este año, la AAGC ha descubierto en el Observatorio Astronómico de Gran Canaria, a través de estos dos astrónomos no profesionales, siete estrellas variables nuevas y tienen pendiente de aprobar por parte del VSX (International Variable Star index), organismo internacional competente con sede en Estados Unidos, otras cuatro más.

Las estrellas variables son estrellas que experimentan una variación de su brillo en el transcurso del tiempo. "Esta es una rama ingrata de la Astronomía que consiste en pasar muchas horas delante del ordenador, estudiar las imágenes grabadas durante toda una noche de una parte concreta del cielo, analizarlas mediante un software y hacer lo que denominamos una curva de luz. Al cabo de unos días se repite el mismo proceso y se cotejan esas estrellas sospechosas de no estar catalogadas, se comprueba de qué estrellas se trata, su composición, tiempo de duración...", indicó José Ramón Henríquez, presidente de la AAGC.

La búsqueda y catalogación de nuevas estrellas es una labor relegada a astrónomos aficionados, que se realiza mediante la técnica denominada fotometría. "La comunidad científica demanda mucho de los aficionados para que hagan la búsqueda y cataloguen todas las estrellas que están en el cielo, ya que los grandes telescopios no se emplean para eso", reconoce Henríquez.

El presidente de la Agrupación Astronómica grancanaria apunta que, aunque la gran mayoría de las estrellas están reconocidas y catalogadas, aún quedan muchas por identificar, una labor que vienen desarrollando Ángel Luis Marrero y Francisco Jiménez, gracias al avance tecnológico, nuevos software y telescopios que permiten a los aficionados un viaje por las estrellas en primera clase.

"Hoy en día, los astrónomos no profesionales disponemos de medios que hasta hace pocos años solo contaban los observatorios con financiación estatal". Entre estos materiales se cuentan las cámaras CCD, que permiten hacer medidas astrométricas y fotométricas muy precisas, así como alcanzar a ver astros con magnitudes (brillos) antes inaccesibles. Esto, unido al abaratamiento de los equipos informáticos y la acce-sibilidad a Internet, hace que el observatorio no profesional haya adquirido un valor renovado en la astro-física moderna.

Gracias por visitar y comentar
thanks for visit and comment
Visita mi Blog de Fotografias: http://www.elcoleccionistadeinstantes.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada